Viaje a Túnez. Día 2: Kairouan y Sbeitla

Entrada Anterior de la serie: Viaje a Túnez, Día 1.

Jueves, seis de la mañana. Segundo día del viaje, y comienzo del circuito “Aires de Túnez“. El minibús viene a recogernos a la puerta del hotel Mouradi África, en Túnez capital. Primera sorpresa del día: no tiene maletero!

Minibus sin maletero

Nos dicen que tenemos que subir las maletas al conductor, que espera pacientemente subido a la baca del vehículo. No nos hace ninguna gracia el hecho de que nuestras maletas se vayan a pasar el día al sol y comiendo polvo, pero evidentemente no tenemos más remedio que aceptar…

Superada esta primera sorpresa, partimos hacia la primera visita del día: la ciudad de Kairouan, conocida como la capital del Islam en África. Esta ciudad fue la primera base árabe del norte de África. El trayecto, casi todo el rato por autopista, no se hace muy largo a pesar de que son bastantes kilómetros.

El primer punto a visitar son los Aljibes o estanques de los Aghlabides (una dinastía de emires musulmanes).

Aghlabides de KairouanAghlabides de Kairouan

Un corto trayecto en minibús y llegamos a la Mezquita del Barbero o de Sidi Sahab, un lugar de gran importancia para la religión musulmana. Es por esto que las chicas deben taparse (brazos, hombros, escote…) con unos pañuelos que les prestan a la entrada. Según entendí de nuestra guía, entre otros ritos, en este lugar se practicaban circuncisiones a los niños pequeños.

Mezquita del BarberoMezquita del BarberoMezquita del Barbero

A la salida de la Mezquita, algunas de las chicas no pueden evitar la tentación de hacerse un tatuaje de gena por el módico precio de 2 dinares tunecinos (2 DT). Lo cual, teniendo en cuenta que 1 euro equivale a 1.8 dinares, no está nada mal…

Tatuaje de genaMezquita del Barbero

Continuamos nuestro recorrido en Kairouan para visitar la Gran Mezquita. Esta mezquita es una de las razones de que la Unesco declarara a la ciudad de Kairouan como Patrimonio de la Humanidad en 1988. Antes de entrar, las chicas deben volver a cubrirse.

Gran Mezquita, Kairouan

La Gran Mezquita de Kairouan impresiona por las dimensiones de su minarete o su patio interior. La guía aprovechó para comentarnos sobre un paquete de 4 excursiones opcionales para días siguientes, que salía por 90 dinares (50 euros): una excursión en tren a unas minas de fosfato, un paseo en calesa por un oasis, una cena folklórica y un paseo en dromedario por las dunas del sáhara. La mayoría del grupo se quedó con el paquete completo.

Gran Mezquita, KairouanGran Mezquita, KairouanGran Mezquita, Kairouan

Antes de abandonar Kairouan, nos conducen a  taller de alfombras artesanales, donde nos explican los secretos de su fabricación. No hubo suerte y nadie de nuestro grupo (8 españoles y 8 portugueses perfectamente avenidos). Algunas de las alfombras tenían varios meses de trabajo, y la verdad es que su precio no estaba al alcance de todos los turistas… Hay que reconocer que eran auténticas maravillas de la artesanía.

Taller de alfombrasTaller de alfombras

Por los alrededores, vemos las primeras muestras de souvenirs para turistas, como las Rosas del Desierto, unos curiosos minerales de color tierra.

KairouanKairouan

Después de la visita a Kairouan, nos esperaba un largo trayecto hacia Sbeitla, siguiente etapa del día, para visitar las ruinas romanas y bizantinas. El trayecto hacia Sbeitla se me hizo eterno, porque además ya no íbamos por autopista. Poco a poco íbamos dejando el norte de Túnez, que es la parte fértil y más desarrollada del país, y entrando en el árido sur. Cuando finalmente llegamos a Sbeitla (a 117 km de kairouan), estamos todos un poco muertos de hambre, así que vamos directamente al restaurante a comer…

Cerveza Árabe?

El restaurante, cuyo nombre desgraciadamente no recuerdo, excelente. La verdad es que sorprendía bastante encontrar un sitio así teniendo en cuenta las características de la zona…

Después de comer, a eso de las 15.30 de la tarde, cometimos el que fue el mayor error del día: visitar las ruinas romanas de Sbeitla, con un calor seco que sin duda superaba los 40 grados a la sombra… Esto sin duda fue un fallo de organización del circuito, ya que no pudimos disfrutar de la belleza de las ruinas, que realmente merecían la pena…

Abajo, la puerta de Antonio, que da entrada al foro de la antigua ciudad (según deduzco de la wikipedia, ya que con el calor sólo podíamos elegir entre hacer fotos o escuchar las explicaciones)

Ruinas de Sbeitla

Uno de los tres templos que presiden el foro (detrás los otros dos, aunque no se distinguen).

Sbeitla

SbeitlaRuinas Romanas de SbeitlaMosaico en SbeitlaSbeitlaSbeitlaAnfiteatro en Sbeitla

Como digo, una pena tener que visitar las ruinas en aquellas condiciones, no pudimos recorrerlas tranquilamente.

Después de dejar Sbeitla nos dirigimos a Gafsa, a unos 100 km al sur. Nos dirigimos al hotel Gafsa Palace, última parada del día. Este trayecto también se me hizo un poco eterno (las carreteras están bastante mal). Llegamos al hotel bastante pronto, así que nos dio tiempo a darnos un baño en la piscina (que por cierto parecían las piscinas municipales). Eso antes de que llegara una tormenta de arena y tuviéramos que refugiarnos en el interior…

Hotel Gafsa Palace

La verdad es que el hotel está en medio de la nada, unos kilómetros antes de llegar a Gafsa ciudad, pero las instalaciones estaban muy bien. La cena, aunque no era buffet, estuvo bien: una sopa de cuscus, una ensalada y un trozo de pollo cocinado con patatas. Y después incluso nos abrieron la discoteca para nosotros solos!

No te pierdas la siguiente entrega: Minas de fosfato y oasis de Chebika y Tamerza.

 

 

Suscríbete si te ha gustado

Suscríbete a Viaje a lo Desconocido para recibir los nuevos artículos en tu email. Sin spam!

6 comentarios en “Viaje a Túnez. Día 2: Kairouan y Sbeitla

  1. Pingback: Kairouan Túnez

Deja un comentario