Calblanque y el Monte de las Cenizas (Murcia)

calblanque-monte-cenizas-murcia-cartagena

El Parque Regional de Calblanque, Monte de las Cenizas y Peña del Águila se encuentra en la Región de Murcia. Comprende la franja litoral que va desde Cala Reona hasta la playa de Portmán.

Calblanque y Monte de las Cenizas

Hace unos días pudimos por fin (después de varios años) saldar una cuenta pendiente con esta zona de Murcia. La idea inicial era hacer la ruta senderista que va desde Cala Reona hasta el Cabezo de la Fuente. Sin embargo, el día amaneció gris y lloviendo, por lo que hubo un ligero cambio de planes…

Después de visitar la playa de Portmán, nos detuvimos en el Monte de las Cenizas, donde aprovechando una tregua de la climatología, decidimos realizar el sendero PR-MU 2, que nos llevaría hasta lo alto del monte. Sabíamos que en la cima se hallaba una antigua batería militar, pero lo cierto es que no estábamos preparados para lo que nos encontramos allá arriba…

Batería de Cenizas

Quedamos impresionados por el tamaño de las instalaciones, que estuvimos curioseando durante un buen rato. A causa de la lluvia, no hice todas las fotos que me hubiera gustado, sobre todo de los exteriores. Me concentré en el interior de los edificios, aprovechando la protección que ofrecían…

Batería de Cenizas

Foto inferior: vistas hacia la zona de Portmán.

Batería de Cenizas

Los edificios abandonados de este tipo, hacen las delicias de los amantes de la fotografía…

Cenizas

Túneles, pasillos, escaleras, pasadizos, ventanas… las antiguas instalaciones militares ofrecen toda clase de rincones donde poder disparar… una “inquietante” fotografía. En algunas he jugado con el blanco y negro, para acentuar el efecto de decadencia.

Estación Central

Estación Central

Cenizas

La siguiente es una de mis favoritas de la jornada…

Como curiosidad, me llamó mucho la atención que las rocas (pizarras, si no me equivoco) del Monte de las Cenizas eran muy parecidas a las del lejano Mont Buet, en los Alpes Franceses, con la diferencia de que allí la vegetación era nula. Qué recuerdos…

Cenizas

Y después de la visita a la Batería de Cenizas, decidimos acercarnos en coche (aprovechando que parece que en invierno el acceso no está restringido) hasta uno de los aparcamientos de la zona costera de Calblanque.

Concretamente, si no me equivoco, estuvimos en la Playa del Negrete, que puede verse en la foto inferior. Al fondo a la derecha, el Cabezo de la Fuente, monte que domina toda la zona.

Cabezo de la Fuente

La Playa del Negrete es de una gran belleza. Me gustó especialmente el contraste de la arena dorada con las oscuras rocas. Una pena que ya íbamos algo justos de tiempo y no pudimos explorar la zona a fondo.

Negrete

Sin duda, otra de las cosas que hace especial esta franja litoral es la ausencia de “civilización”, teniendo la sensación (y más en invierno y en un día gris) de “playa de Fin del Mundo”. Algo que, por desgracia, en la provincia de Alicante hemos perdido totalmente…

Queda pendiente otra visita a la zona cuando alarguen un poco los días, visitando el Cabezo de la Fuente y toda la franja costera hasta Cala Reona. Esperemos que no pasen tantos años como esta vez!

Cabezo de la Fuente

Para terminar, os dejo con un par de fotos del faro del Cabo de Palos, donde terminé el día con una pequeña sesión de fotografía nocturna.

Cabo de Palos

Cabo de Palos

Subida al Morrón de Alhama, Sierra Espuña (Murcia)

sierra-espuna-murcia-morron-alhama

El Parque Regional de Sierra Espuña, con más de 25.000 hectáreas y varios picos por encima de los 1.500 metros, constituye sin duda uno de los espacios naturales de mayor importancia de la Región de Murcia. No se trata de una sierra lineal, sino de un macizo montañoso con multitud de cumbres, valles y barrancos.

Foto inferior: panorámica de Sierra Espuña, con el Morrón de Alhama (1.444 m.) en primer término.

Sierra Espuña

Resumen de la ruta

En esta primera toma de contacto con Sierra Espuña, vamos a realizar una ruta circular que nos llevará hasta lo más alto del Morrón de Alhama (1.444 m.), pasando previamente por la Morra de las Moscas (1.507 m.). La ida la haremos por el Valle de Leiva, y el regreso por la Senda del Caracol. Empezamos!

La ficha técnica

  •  Fecha: 25 de Marzo de 2012
  • Recorrido circular
  • Inicio/fin: Centro de visitantes Ricardo Codorníu
  • Distancia: 24 km
  • Desnivel positivo aproximado: 1.100 metros
  • Dificultad física: media/alta
  • Dificultad técnica: fácil
  • Track en wikiloc

Crónica de la ruta

Una vez más me pongo en manos de mi buen amigo Fran de ASM, para acercarnos a descubrir (en mi caso) uno de los espacios naturales más bellos de la Región de Murcia. Desde Murcia nos desplazamos hasta Alhama de Murcia, punto donde tomamos el desvío que nos conduce hasta el Centro de Visitantes Ricardo Codorníu, que lleva este nombre en honor a uno de los máximos defensores del paraje.

Merece la pena conocer, aunque sea muy brevemente, la vida de este ingeniero de montes, promotor de la reforestación de Sierra Espuña. Gracias a él, hoy en día podemos disfrutar de la impresionante masa forestal que cubre buena parte de la extensión del parque regional.

Iniciamos pues la ruta en el Centro de Visitantes, desde donde podemos consultar la información de los diferentes senderos que comienzan en este punto. Nosotros tomamos la Senda de los Siete Hermanos. Pasamos por el collado del mismo nombre, donde hace unos años crecían los siete cipreses que dan nombre a la senda. Un suave descenso y posterior ascenso nos conduce, siempre a la sombra de los pinos, hasta el Área Recreativa de La Perdiz.

Tomamos en este punto la Senda de los Dinosaurios, llamada así por unas curiosas marcas que pueden encontrarse en una roca junto a este puente colgante…

Sierra Espuña

La Senda de los Dinosaurios nos llevará hasta una pista forestal que asciende por el Valle o Barranco de Leiva. A nuestra derecha quedan unas impresionantes paredes verticales, delicia de los escaladores de la región.

¿Podéis ver a las dos personas en la foto inferior?

Sierra Espuña

Continuamos ascendiendo por la pista forestal, siempre al abrigo de un impresionante bosque de pinos. A nuestra izquierda, entre los árboles, asoma tímidamente el Morrón de Alhama. Allá arriba se intuye la Senda del Caracol, por la que haremos el regreso.

Cuando la pista forestal comienza a zigzaguear, nos desviamos por una senda a la izquierda, que nos conduce hasta el primero de los pozos de nieve que veremos en el día de hoy: se trata del Pozo de Alhama. Continuamos ascendiendo por la senda, y alcanzamos el Collado Blanco, punto donde la senda se une nuevamente a la pista forestal.

En este punto, tengo que decir que me llevé una grata sorpresa. Se produce un cambio radical en el paisaje: salimos de la masa arbórea, y llegamos a una “nueva Sierra Espuña”: la que nos muestra su cara más montañera, agreste y, si me permitís la licencia, de alta montaña.

Volviendo la vista atrás, aparece el Barranco de Leiva, con sus impresionantes paredes verticales. Al otro lado del barranco tenemos el Morrón de Alhama, cubierto parcialmente por una delgada capa de nieve. Una visión espectacular, muy, muy hermosa.

Sierra Espuña

Tenemos también vistas hacia las Casas de Prado Mayor, un hermoso altiplano escondido entre las cumbres de Sierra Espuña.

Sierra Espuña

A la izquierda de Prado Mayor aparecen los Morroncicos. Toda esta parte de la sierra me recuerda a mi querida Serrella, por la escasez de arbolado y el marcado carácter rocoso…

Sierra Espuña

Después de reponer fuerzas disfrutando de las impresionantes vistas, dejamos atrás Collado Blanco y continuamos ascendiendo en dirección a los Pozos de Murcia.

Sierra Espuña

Los Pozos de Murcia datan de finales del Siglo XVI, y se encuentran en un pequeño altiplano, a más de 1.300 metros de altura. Cuando los alcanzamos, la presencia de nieve en el lugar nos confirma la buena elección de la ubicación de los neveros. Cuesta imaginar cómo sería el transporte del hielo desde aquí arriba hasta las principales ciudades de la región, a varias decenas de kilómetros.

Sierra Espuña

Sierra Espuña

Sierra Espuña

Continuamos ascendiendo en dirección al siguiente hito de la ruta. Volviendo la vista atrás divisamos perfectamente el altiplano en el que se asientan los Pozos de Murcia. Al fondo aparece el Morrón de Espuña, punto más alto del macizo, con 1.583 metros (al final del post tenéis un enlace con los picos más importantes de la sierra).

Sierra Espuña

Siguiendo la senda que parte desde los Pozos de Murcia, y tras cruzar un par de barrancos, ascendemos en dirección al cordal de la sierra. Lo alcanzamos más o menos a mitad de camino entre el Morrón de Alhama y la Morra de las Moscas, poniendo rumbo hacia esta última. En este punto avistamos a los arruis, que viven en esta parte de la sierra.

Sierra Espuña

Alcanzamos el pico, también conocido como Majal del Puerco, de 1.507 metros de altura, el punto más alto en la ruta de hoy.

Sierra Espuña

Desde aquí, simplemente tenemos que continuar por el cordal en dirección al Morrón de Alhama. Después de un leve descenso y una pequeña trepada, alcanzamos el pico, también conocido como Morrón Chico, de 1.444 metros de altura, y que en esta ocasión sí que cuenta con vértice geodésico.

Sierra Espuña

Las vistas desde aquí arriba son impresionantes, con una gran sensación de verticalidad mirando en dirección al Área Recreativa de la Perdiz. No hemos tenido mucha suerte con la visibilidad, pero sin duda en un día claro alcanzaríamos a ver las montañas más altas de Alicante, como el Puig Campana. Fran me comenta que también se puede ver perfectamente el mar desde aquí arriba.

(Próximamente actualizaré el artículo con los vídeos grabados desde diferentes puntos de la sierra, incluyendo las vistas desde el Morrón de Alhama).

Sierra Espuña

Sierra Espuña

Antes de abandonar la cumbre, una última instantánea en dirección al Morrón de Espuña, con su cumbre ocupada por las instalaciones militares, de forma semejante a como ocurre en Alicante con la Sierra de Aitana…

Sierra Espuña

Regresamos hasta el Collado Piojo, punto donde se encuentra la bifurcación para tomar la Senda del Caracol, por la que vamos a realizar el descenso. Al fondo aparecen ya las impresionantes paredes verticales del Barranco de Leiva.

Sierra Espuña

La Senda del Caracol recibe este nombre por los larguísimos zig-zags que encontramos en su recorrido. Se trata de una senda construida con motivo de la reforestación en Sierra Espuña, promovida por Ricardo Codorníu, a finales del siglo XIX y principios del XX.

Esta senda centenaria constituye un precioso legado y patrimonio natural y cultural, tanto por la senda en sí misma, como por la belleza y fragilidad del entorno en que se encuentra. Fran me comenta con tristeza y preocupación que en los últimos años, con la afluencia masiva de senderistas, el trazado se ha visto deteriorado en gran medida.

Así que os pido que, si pasáis por la Senda del Caracol, respetéis el trazado original en zig-zag. El hecho de tomar atajos supone la progresiva destrucción de las terrazas construidas para evitar que el agua arrastre la tierra y rocas en este lugar, sometido a una fuerte erosión. Seguro que las generaciones futuras (y las presentes) os los agradecerán. Gracias.

Sierra Espuña

Estamos sin duda en una de las partes más hermosas de toda la ruta. Personalmente, me dejó muy impresionado.

Sierra Espuña

La senda va bordeando el Morrón de Alhama, descendiendo lentamente. En algunos tramos nos encontramos con balcones naturales de vértigo, con unas vistas sobrecogedoras.

Sierra Espuña

Una vez finalizada la Senda el Caracol, alcanzamos un cortafuegos, donde tomamos un sendero que, en fuerte descenso, nos conduce de nuevo hasta la Senda de los Dinosaurios. Realizamos el regreso al Centro de Visitantes por el mismo camino de la ida.

Para finalizar, comentar que esta ruta por Sierra Espuña se ha convertido, por méritos propios, en mi favorita (hasta el momento) de la Región de Murcia. Volveremos…

Enlaces de interés

Pico Obispo (2.014 m.) o Revolcadores, «techo» de Murcia

pico-obispos-revolcadores-murcia-moratalla

El Macizo de Revolcadores, en el término municipal de Moratalla, cuenta entre sus diferentes cumbres con el techo de la región de Murcia: el Pico de los Obispos (o El Obispo), de 2.014 metros de altitud. Revolcadores es un macizo de formas redondeadas, y entre sus principales elevaciones encontramos el pico de Los Odres (1.876 m.) y el propio Revolcadores (1.999 m.).

Ficha de la Ruta

  • Fecha: 5 de Febrero de 2012
  • Itinerario circular siguiendo senderos de pequeño recorrido
  • Punto de partida: Inazares (1.350 m).
  • Distancia: 13 km
  • Desnivel: 800 m.
  • Tiempo: 5 horas
  • Dificultad física: media
  • Dificultad técnica: media (con nieve)

Crónica de la ruta

Atendiendo una vez más a la llamada de mi buen amigo Fran de ASM, nos desplazamos a la vecina región de Murcia para subir a su “techo”: el Pico de los Obispos, en el Macizo de Revolcadores. La fecha había sido decidida previamente, y vino a coincidir con el fin de semana más frío de lo que llevábamos de invierno, estando bajo la influencia de una masa de aire gélido proveniente del norte de Europa. La motivación era altísima, pues íbamos a ver cumplidos dos deseos: pisar nieve, y subir un dosmil (en mi caso el primero, aunque en Alpes con Yokmok ya tuve ocasión de hacer un tresmil, el Buet).

Un fin de semana en el que la nieve cubrió también las cumbres más elevadas de la provincia de Alicante, aspecto al que espero dedicar una próxima entrada con algunas fotografías.

 

Comenzamos la ruta en Inazares, pedanía de Moratalla en el Valle de la Rogativa. Se nos ha hecho algo tarde, y es casi mediodía cuando nos ponemos en marcha. A pesar de eso, estamos a apenas cero grados, y sopla un viento considerable. Nos abrigamos como si fuésemos a conquistar el Polo Norte, y comenzamos a caminar a buen paso, conscientes de que nos espera un día de condiciones adversas.

Poco después de dejar Inazares aparecen las primeras manchas de nieve en el suelo, y el pico de Los Odres cobra protagonismo al fondo.

Revolcadores

Un poco más arriba ya apreciamos perfectamente Los Odres, con sus 1.876 metros de altura. En esta primera parte de la ruta nos vamos aproximado al collado del Pino Gordo, hasta que giramos a la derecha por una senda que continúa ascendiendo hacia un collado.

Revolcadores

Alcanzamos el collado, con vistas al barranco del Morro de las Covachas.  El sendero baja un poco y después continúa avanzando a media ladera, subiendo de manera tendida hacia el collado del Majal de la Sima.

Revolcadores

Antes de alcanzar el collado, finalmente el cielo se abrió un poco, y pudimos disfrutar del agradable calor de los rayos solares y de un precioso cielo azul.

Algo que me sorprendió de Revolcadores fue encontrar una fuerte presencia de procesionaria en la sierra, aunque hay que decir que ese día muchos ejemplares se hallaban en el suelo, muertos de frío (literalmente).

Revolcadores

Revolcadores

Alcanzamos el collado. El tiempo está volviendo a ponerse feo, se ha cubierto por completo y unos nubarrones amenazantes se aproximan por la retaguardia. Paramos a comer algo, mientras comienzan a caer los primeros copos. Barajamos la posibilidad de darnos la vuelta…

Revolcadores

Finalmente decidimos continuar adelante hasta el siguiente collado, para así al menos poder tener vistas del Pico de los Obispos. Ha sido un viaje bastante largo hasta aquí, y nadie tiene ganas de volver sin hacer cumbre… Después de preguntar a varias personas que nos cruzamos y que ya regresan, optamos por continuar adelante, acelerando todo lo posible el paso.

Revolcadores

Bajamos un poco, y afrontamos el último repecho, un tramo más rocoso, antes de alcanzar la cumbre y vértice geodésico de Los Obispos. El viento aumenta su intensidad por momentos…

Lo conseguimos!!

Revolcadores es mi primer dosmil. ¡Qué pena que el tiempo esté tan mal y no vamos a poder disfrutarlo! Hace un frío terrible, multiplicado por efecto del fuerte viento.

Revolcadores

Firmamos rápidamente en el cuaderno de cumbre y comenzamos el descenso. Después de unos instantes de indecisión, con la tormenta arreciando, encontramos al fin las trazas de la senda que desciende hacia la pista forestal. Es entonces cuando nos sorprende una fuerte ventisca, con ráfagas de alrededor de 70 km/h. Nos golpea con violencia la cara y, por momentos, nos obliga a hincar las rodillas para no salir volando…

Ahora entiendo perfectamente el párrafo en la wikipedia: “las tormentas pueden ser intensas y repentinas (en Revolcadores)”. Pasamos unos momentos de tensión. Afortunadamente la ventisca no viene acompañada de niebla, y en ningún momento perdemos la orientación y nadie se separa del grupo. Poco a poco vamos descendiendo hasta que finalmente alcanzamos la pista forestal, y respiramos aliviados. Ha sido una situación complicada; esta vez hemos tenido suerte, pero está claro que es mejor no tentar a la suerte en la montaña…

Revolcadores

Continuamos por la pista durante algo más de dos kilómetros y medio, hasta que la dejamos para tomar una senda a mano derecha, en dirección al barranco del Morro de las Covachas.

Revolcadores

Cruzamos el barranco y llegamos a la Fuente del Pino, donde nos encontramos este abrevadero totalmente congelado, un bloque de hielo de unos 20 cm de espesor. Qué frío!!

Revolcadores

Después de un último y suave descenso, ya con más barro que nieve, llegamos a Inazares, completando el recorrido circular. Entramos a uno de los bares de la pedanía, donde reponemos fuerzas y entramos por fin en calor, después de pasar prácticamente todo el día bajo cero… En la animada tertulia, debatimos sobre cuál será el próximo destino: la Sagra, Sierra Nevada… ¿?

Post dedicado a Estefanía, Fran y Berto, mis compañeros de aventura ese día.

 

Track para GPS

Os dejo el track para gps vía wikiloc por cortesía de Santiago de la web Apatita.com.