L’Aiguille du Midi y el Mont Blanc – Trekking en Alpes

Aiguille du Midi, Chamonix

Primer día de viaje de nuestro trekking en Alpes.

Beatriz de YokmoK Aventuras me espera en el aeropuerto de Ginebra. Más tarde acompaño a Jorge, nuestro guía, a recoger a Mila y Unai, los otros dos participantes en el Tour de las Agujas Rojas. Cogemos el coche de Jorge y ponemos rumbo a Chamonix, la cuna del alpinismo. La emoción aumenta por momentos!!

Entrar en el valle de Chamonix ya supone toda una odisea para alguien que nunca ha estado en Alpes, como era mi caso. Según te vas acercando, en un constante ascenso, los picos a tu alrededor se hacen más y más altos. Finalmente, por encima del resto de montañas, aparecen las nieves perpetuas del Macizo del Mont Blanc. Es un espectáculo difícil de describir con palabras.

Pero lo mejor del día todavía estaba por llegar. Después de instalarnos en nuestro chaletito de Chamonix, Jorge de YokmoK nos propone subir al teleférico de L’Aiguille du Midi, cuya estación superior se alza a 3.842 metros de altura, justo enfrente del Mont Blanc. A pesar de que el teleférico es el más caro de la zona (41 € hasta la estación superior) no pudimos resistirnos ante semejante propuesta!!

Aiguille du Midi, Chamonix
Primer tramo del teleférico Aiguille du Midi, con la cumbre al fondo

.

El trayecto hasta la cima del teleférico de l’Aiguille du Midi está dividido en dos tramos. El primero de ellos asciende hasta los 2.317 metros de altura de Plan de l’Aiguille. Desde este punto parten varias rutas senderistas, como el llamado Gran Balcón Norte del Montblanc. Como podéis ver en la foto superior, hay también un restaurante con terracita.

 

Aiguille du Midi, Chamonix

Nosotros íbamos algo justos de tiempo (la última cabina de bajada es a las 17.30), así que continuamos directamente hacia la cima. El segundo tramo del teleférico (que podéis ver en la foto inferior) es una auténtica salvajada. El ascenso es prácticamente vertical, la cabina vuela pocos metros por encima de las afiladas rocas graníticas, de formas imposibles. Muy, muy impresionante.

Teleférico Aiguille du Midi

Una vez en la estación superior de l’Aiguille du Midi, a 3.777 metros de altura, nos encontramos con una construcción laberíntica: túneles excavados en la roca, terrazas a varias alturas, pasarelas que cuelgan sobre el vacío… La estación está dividida en dos grandes bloques, que se asientan sobre dos respectivos picos. No me extraña que la historia de la construcción de este teleférico (inaugurado en 1.955) haya sido toda una odisea.

Aiguille du Midi, Chamonix

El teleférico nos deja en el pico norte, desde donde cruzamos por la pasarela central en dirección al otro pico. Entramos en un túnel, al fondo del cual cogemos el ascensor (3€ por persona) que nos lleva a lo más alto de l’Aiguille du Midi, 3.842 metros de altitud.

A todo esto, enseguida empezamos a notar los síntomas de la altura: hace frío, cuesta respirar, y sin darte cuenta te invade un extraño “mareillo” a consecuencia de la meteórica ascensión.

Aiguille du Midi, Chamonix

Las vistas hacia Chamonix, en el fondo del valle, son de vértigo. Justo enfrente tenemos el Macizo de las Agujas Rojas, alrededor del cual tendrá lugar nuestro trekking en Alpes.

Aiguille du Midi, Chamonix

Si volvemos la vista hacia el lado opuesto, nos encontramos de pleno con el Mont Blanc. De nuevo se me hace difícil describir con palabras mis impresiones. Me temblaba todo, ya no sabía si por la altura, nervios, impresión… Estaba tan alucinado que no atiné demasiado con las fotos, una pena.

Aiguille du Midi, Chamonix

Foto inferior: vistas hacia las Grandes Jorasses (a la derecha) y otras agujas del macizo.

Aiguille du Midi, Chamonix

En los diferentes miradores encontramos tablas de orientación con los nombres de los picos:

Aiguille du Midi, Chamonix

Allá abajo, a los pies del Mont Blanc, las personas parecen hormiguitas…

Aiguille du Midi, Chamonix

Más arriba, saliendo desde el túnel de l’Aiguille, los alpinistas hacen complicados equilibrios sobre las afiladas aristas de nieve…

Aiguille du Midi, Chamonix

 

Creo que no hace falta que os diga que la subida a l’Aiguille du Midi es totalmente recomendable. Eso sí, por la mañana parece que hay cola, así que supongo que merece la pena madrugar. Para más información: Compagnie du Mont-Blanc.